Pulido del mármol: cómo hacer que su suelo de mármol vuelva a brillar

Si tiene un suelo de mármol y está empezando a perder su brillo, no se preocupe: ¡podemos ayudarle! En este artículo, hablaremos de las mejores formas de pulir su suelo de mármol para que vuelva a parecer nuevo. Así que si su suelo de mármol está un poco apagado, siga leyendo para conocer algunos consejos sobre cómo devolverle su antiguo esplendor.

Limpieza del mármol

El primer paso en el proceso de pulido es limpiar el mármol. Esto es importante porque hay que eliminar cualquier suciedad o mugre que pueda haber en la superficie antes de empezar a pulir. Puede hacerlo barriendo el suelo con una escoba suave o utilizando una aspiradora con un accesorio de cepillo suave.

Una vez que haya eliminado la suciedad y los residuos sueltos, es el momento de empezar a fregar el suelo. El mármol es poroso, por lo que los restos de jabón y la suciedad penetrarán en él. Se limpia con un producto de limpieza fuerte y una almohadilla especial de diamante grueso.

¿Pulir el mármol a mano?

Pulir el mármol a mano no es una buena idea. Es difícil aplicar exactamente la misma presión en todas partes con la mano. Esto puede provocar resultados desiguales e incluso arañazos en la superficie. Una máquina especial de pulido le dará resultados más uniformes. También funcionan con almohadillas especiales de pulido de diamante.

Pulir el mármol

El pulido en sí se realiza mejor con una máquina pulidora especial y almohadillas de pulido que tienen un diamante artificial. Esto garantiza un resultado suave y uniforme.

¿Con qué frecuencia debo pulir mi suelo de mármol?

En general, se recomienda pulir el suelo de mármol cada seis meses para mantenerlo en su mejor estado. Pero si tiene mucho tráfico en su casa, puede ser necesario hacerlo más a menudo.

¿Pulido en húmedo o en seco?

Al pulir su suelo de mármol, puede hacerlo en seco o en húmedo. El pulido en húmedo suele considerarse más seguro, ya que hay menos posibilidades de dañar la superficie. El pulido en seco es más rápido y puede ser más eficaz en algunos casos. Pero la posibilidad de daños es mucho mayor.

El pulido del mármol es un proceso sencillo, pero es importante tomarse su tiempo y ser cuidadoso. El pulido del mármol puede resaltar la belleza natural de su piedra y ayudar a protegerla de las manchas y los grabados.