martes, marzo 5, 2024
GeneralLifestyle

Hijos de padres con enfermedad mental COPMI

Entonces

Tu juventud giró en torno a un padre o una madre con un trastorno psicológico o psiquiátrico (no diagnosticado). Eras un niño normal en una situación familiar anormal. Los problemas de tu padre o tu madre trajeron a la familia mucha presión y estrés y tuvieron un gran impacto en la vida diaria. En el ambiente del hogar, hicieras lo que hicieras o dijeras……. todo giraba siempre en torno a los problemas de tu padre o de tu madre. Se esperaba que todos los miembros de la familia se adaptaran a ello y asumieran responsabilidades adicionales. Es posible que se compartiera muy poca información sobre lo que realmente estaba pasando.

Children of Parents with Mental Illness COPMI

Algunas consecuencias que puedes reconocere:

  • Te mantuviste alejado o llegaste tarde a casa debido a toda la tensión.
  • Tendías a aislarte y a dejar de participar en actividades al aire libre.
  • Asumiste tareas parentales. Pensabas que era normal porque no conocías nada mejor.
  • Nunca fuiste realmente un niño.
  • Eras la figura paterna, el oído comprensivo, el cuidador y el consejero de tu progenitor.
  • Siempre estabas ansioso y alerta y no sabías lo que era estar despreocupado.
  • Desarrollaste antenas muy afinadas para detectar los estados de ánimo de los demás.
  • Tu mantra se convirtió en: Si mi padre está bien, entonces yo estoy bien.

Ahora

Ser hijo de un progenitor con problemas psiquiátricos puede tener un enorme impacto en tu vida, incluso ahora que eres adulto. Te has perdido una infancia despreocupada, tal vez todavía luchas con sentimientos de vergüenza, tienes dificultades para reconocer tus emociones o todavía tienes la tendencia a adaptarte continuamente a tu entorno.

Children of Parents with Mental Illness COPM_2

Tal vez tú también reconozcas estos rasgos:

  • Tus estados de ánimo cambian sin ninguna razón clara.
  • Siempre eres la «roca» de la que dependen los demás.
  • Sigues ocupándote de todo y de todos.
  • Atraes como un imán a las personas necesitadas.
  • Te cuesta poner límites.
  • Nunca eres lo suficientemente bueno.
  • Siempre buscas aprobación.
  • Anhelas una sensación de seguridad.
  • Se enfrenta constantemente a la adversidad.

Curación

Debido a su educación insegura, los niños COPMI corren un gran riesgo (60%) de desarrollar problemas de salud mental. Esto se debe a que sus patrones de comportamiento -que los niños desarrollan para sobrevivir- son en realidad contraproducentes en la vida adulta. Estos patrones de comportamiento obstaculizan el proceso de llegar a ser verdaderamente maduros emocionalmente. Hasta hace poco, nunca se había documentado realmente el número de personas a las que esto se aplica. Hoy en día, hay más apertura y comprensión respecto a este problema. Identificar y recuperarse de la confusión interior que surge al crecer en un entorno constantemente inseguro requiere un tratamiento intensivo y, a veces, a largo plazo.

Con el tiempo te liberas de pensamientos, suposiciones, ideas equivocadas, creencias y responsabilidades que ya no te pertenecen. Dejar salir las emociones negativas crea espacio para las emociones positivas, que siempre están bajo la superficie. Aprendes a quererte y a aceptar tu pasado. Por fin ha llegado tu hora. Liberar tu espíritu es un trabajo duro, ¡pero puedes hacerlo!

La terapia suele empezar examinando tus patrones de pensamiento y comportamiento. ¿Cuáles fueron tus mecanismos de supervivencia durante la infancia? ¿Qué tipo de trauma sufriste en la primera infancia? ¿Hasta qué punto se le descuidó emocionalmente? ¿Qué cualidades y puntos fuertes desarrolló con el tiempo? Una buena terapia también hace mucho hincapié en las perspectivas de futuro. ¿Cómo quiere configurar su vida ahora? ¿Cuáles son sus esperanzas y deseos? ¿Qué tipo de padre le gustaría ser?

Con ayuda, decidirás qué cualidades quieres conservar y qué pautas quieres abandonar. El punto de partida será observar todo lo que ocurre en tu interior aquí y ahora -tanto si está relacionado con el presente como con el pasado- y empezar a aceptar las cosas tal y como son. Esto crea espacio y claridad. Dentro de este espacio, observas tus viejos mecanismos y aprendes a convertirlos en nuevas fortalezas.

Autora: Natasja Paskas

Terapeuta certificada

www.psychological-abuse.com